Josep María Soler en el 'FÓRUM EUROPA. Tribuna Catalunya'

El abad de Montserrat destaca el papel del monasterio como defensor de la identidad catalana, al margen de la política

Patrocinio de   

BARCELONA, 26 de marzo. El padre abad de Montserrat, Josep Maria Soler, defendió hoy el papel del monasterio que dirige como referente del catalanismo y de la identidad de la sociedad catalana, si bien insistió en la intención de mantenerse al margen de la política, sin intervenir en la misma, y de los partidos políticos. "Montserrat quiere ser un faro indicador que lo mire quien quiera mirarlo, y quien no quiera, es libre de no hacerlo", manifestó. Durante su participación en el 'FÓRUM EUROPA. Tribuna Catalunya', organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, el abad de Montserrat aseguró que distintos sectores de la sociedad le han reclamado en diferentes ocasiones "alguna palabra de orientación".

Explicó que uno de los que le pidieron orientación fue precisamente el político e historiador Josep Benet, que murió el martes y cuyos funerales se celebrarán esta tarde.

"Durante la dictadura de Primo de Rivera y después, durante el franquismo, Montserrat tuvo que hacer una serie de suplencias", manifestó, "pero actualmente hay otras instituciones -fundamentalmente tenemos la Generalitat de Cataluña- a las que les toca hacer estas funciones".

PLURALIDAD EN LA IGLESIA

Soler se mostró satisfecho del papel del monasterio como creador de opinión en cuestiones de Iglesia y consideró que "esto es bueno, porque demuestra que hay una pluralidad dentro de lo que es ser miembro de la Iglesia".

Por lo que se refiere a la personalidad de Cataluña, en Montserrat, manifestó, "continuaremos trabajando al servicio de la cultura a través de la editorial, del museo, de la escolanía y de la educación".

A la pregunta de cómo interpreta que no asistiera ningún representante del Partido Popular al funeral por el antiguo abad de Montserrat, Josep Maria Soler dijo que "no hace valoraciones", pero recordó que una persona vinculada con el partido que fue gobernador de Barcelona, Rodolfo Martín Villa, sí que estuvo. Indicó que la ceremonia estaba abierta al público y que, a diferencia de lo que se hace habitualmente, no se invitó a nadie.

Por otro lado, el padre abad de Montserrrat dijo que no se explica que emisoras de radio como la COPE continúen, a su juicio, atacando a la sociedad catalana siempre que pueden. Dijo que él personalmente ha hecho gestiones a nivel del Estado español y también de la Santa Sede para parar estas críticas, pero "es un misterio que no cambie".

Evento relacionado: