Destacado
  • #NEFOnline con MINISTRO ESCRIVÁ APLAZADO AL 4 DE JUNIO POR NECESIDADES DE AGENDA DEL MINISTRO

 

Ante la próxima consulta popular en Polonia

"El 70 por ciento de los polacos apoyaría la Constitución Europea de celebrarse hoy un referéndum"

El ministro de Exteriores polaco augura que el país estará preparado para entrar en el euro en cinco o seis años.

MADRID, 11 de noviembre. El ministro polaco de Asuntos Exteriores, Wlodzimierz Cimoszewic, explicó hoy en el FÓRUM EUROPA organizado por Nueva Economía Fórum, con la colaboración de Europa Press, British Telecom, Somersen e ING Direct, que su país celebrará el referéndum para ratificar la Constitución Europea probablemente dentro de un año, coincidiendo con las elecciones presidenciales.

Se trataría así de garantizar la asistencia a las urnas, dado que para que el resultado sea vinculante deberá contar con un mínimo de participación del 50 por ciento de votantes. En las recientes elecciones al Parlamento Europeo sólo el 21 por ciento de los polacos acudió a votar.

En todo caso, el ministro consideró que las perspectivas son buenas porque, pese a las críticas, más del 70 por ciento de los polacos se muestran en este momento dispuestos a apoyar el Tratado constitucional europeo. Durante su intervención advirtió de que el impacto político de un rechazo a la Constitución sería realmente negativo y significaría que la Unión es "incapaz" de resolver cuestiones importantes.

Por otro lado, auguró que Polonia estará preparada para unirse a la moneda única en cinco o seis años, porque el Gobierno contempla una bajada de los niveles de inflación en los próximos años y se están haciendo esfuerzos para llevar a cabo una gran disciplina financiera.

DESLOCALIZACION

Preguntado sobre los efectos de la deslocalización empresarial, el ministro apuntó que hay que aceptar la competencia entre nuestras propias economías y que si un país es más atractivo para los inversores no tiene sentido "castigarlo". En su opinión, quizás sea un buen momento para que los países que se enfrentan a la deslocalización se planteen su política económica.

En esta línea, se defendió recordando que España logró su despegue económico no sólo gracias a su esfuerzo sino también por atraer la inversión extranjera. "¿Por qué criticar a Polonia por hacer lo mismo?', se cuestionó.

También argumentó que este planteamiento debería formar parte de la "filosofía" de la Estrategia de Lisboa, que prevé hacer de la Unión la economía del conocimiento más competitiva en 2010.

En cuanto a la postura de Varsovia sobre la posibilidad de flexibilizar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el jefe de la diplomacia polaca dijo que aún no se ha decido nada. No obstante, y tras reconocer que Polonia entiende los argumentos que ofrecen algunos países para suavizar el Pacto, destacó que conviene igualmente ser conscientes de los "riesgos" que conlleva.

Sobre otro asunto espinoso relacionado con la negociación de las próximas perspectivas financieras y, más concretamente en relación con el reparto de fondos estructurales y de cohesión, el ministro polaco señaló que todo ello dependerá de la dimensión del presupuesto comunitario.

Seis países, contribuyentes netos a las arcas comunitarias, pretenden rebajar hasta el 1 por ciento del PIB el presupuesto de la UE que la Comisión ha situado en el 1,24 por ciento.

Para Cimoszewic, si prevalece la filosofía de un bajo presupuesto habrá un "conflicto de intereses" entre algunos socios. El ministro se mostró, por lo demás, comprensivo con la postura española, que reclama una retirada progresiva de los fondos y consideró "natural" que Polonia se oponga a un recorte de fondos, al entender que sería "injusto" y no tendría "sentido".

TURQUIA

 

Por lo que se refiere a la entrada de Turquía en la UE, adelantó que su país está a favor "en términos generales" de dar a Ankara en el próximo Consejo Europeo una fecha para comenzar las negociaciones de adhesión.

El jefe de la diplomacia polaca admitió que su ingreso tiene tanto "pros como contras" y que su país, pese a haber luchado durante siglos contra el Imperio Otomano, ha logrado forjar unas relaciones muy amistosas con el pueblo turco.

PRÓXIMA REDUCCIÓN DE TROPAS EN IRAK

 

El ministro adelantó que Polonia comenzará a reducir el número de tropas que tiene en Irak después de las elecciones previstas para el próximo mes de enero.

A su vez, se mostró convencido de que las elecciones tendrán consecuencias "muy positivas", por lo que ya se ha informado a los socios de la coalición y a la opinión pública polaca sobre la intención de reducir el número de efectivos tras los comicios.

Aunque dijo que en este momento no podía prever ni el ritmo ni los detalles de esta reducción, dejó claro que Polonia se siente "corresponsable" de la situación en Irak y que no hará nada que tenga consecuencias "negativas" desde el punto de vista de la seguridad. "Somos responsables no sólo de nuestras tropas sino de nuestros aliados", alegó.

Cimoszewic admitió las dificultades para llevar a cabo el proceso electoral con garantías de seguridad, pero consideró que no hay "alternativa" y que el ejemplo de Afganistán debería animar a la comunidad internacional, porque también allí existían temores sobre los comicios y finalmente resultaron positivos.

"Espero que todos creamos en esa lógica y sigamos arropando a la autoridad iraquí y apoyando los proyectos de Naciones Unidas", apuntó, asegurando que Polonia lo seguirá haciendo a pesar de que su presencia en Irak ha generado críticas internas. "El Gobierno cree que ha hecho lo correcto", apostilló.

RESPETO

 

Preguntado si, como se barajó en su momento, efectivamente España iba a releva al mando polaco al frente de la División Multinacional Centro-Sur en Irak, Cimoszewic respondió que era una de las ideas que se consideró y que se decidió "hablar de los detalles" en su momento, pero que luego, al cambiar el Gobierno en España y su política respecto a Irak, ya no tenía sentido.

En cuanto a la opinión que le merecen las palabras que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pronunció en Túnez animando a una retirada total de tropas, el ministro señaló que respeta las decisiones del Gobierno español y espera "el mismo nivel de respeto" a la soberanía y las decisiones de Polonia.

APUESTA POR APOYAR A LOS DEMÓCRATAS CUBANOS

El ministro apostó por apoyar a los demócratas cubanos, igual que muchos países respaldaron a los de Polonia durante la dictadura. No obstante, dijo comprender la forma que tiene España de abordar este asunto.

"Hace menos de quince años la situación en Polonia puede que no fuera igual a la cubana pero era parecida en muchos sentidos y ningún polaco tiene buenos recuerdos sobre aquel régimen marcial", relató el ministro. Por eso, recordó que fue muy importante para Polonia y para los cambios que luego se produjeron, que muchos países europeos ofrecieran su apoyo moral y político a quienes luchaban por liberar el país. De ahí que, en su opinión, se debería hacer todo lo posible por mostrar el respeto a los demócratas cubanos.

No obstante, admitió que, en algunos casos, conviene ser muy "cautelosos" con las sanciones porque a veces solo sirven para empeorar la situación de la población. "Es un tema delicado, comprendo la forma de abordar el problema de España", apuntó el ministro.

España es partidaria de suavizar las sanciones diplomáticas impuestas por los Veinticinco a Cuba y defiende mantener un diálogo crítico con las autoridades cubanas como forma de promover la democratización.

Evento relacionado: 

Galería