NEF Online con don Javier Senent, Presidente de Cruz Roja Española

Cruz Roja ha atendido ya a más de 2,6 millones de personas con su ‘Plan Responde’

Mecenas grupo de Salud ASISA y la compañía de comunicaciones EVOLUTIO y teniendo a MICROSOFT como socio tecnológico.

- Es la mayor movilización de recursos en la historia de la ONG en España
- Han sumado 35.000 nuevos voluntarios, la mayoría jóvenes

27 de octubre de 2020. El presidente de Cruz Roja Española, Javier Senent, explicó en ‘NEF Online’ que el ‘Plan Responde’ que puso en marcha su organización contra la pandemia de Covid-19 ha supuesto la mayor movilización de recursos en la historia de la ONG para luchar contra las consecuencias sanitarias y sociales del coronavirus, y ha ayudado ya a 2,6 millones de personas.

“Habíamos trabajado en operaciones importantes en todo el mundo, pero estaban en lugares muy localizados y con una intensidad limitada. Esta pandemia, sin embargo, ha puesto a prueba a nuestra organización, nunca habíamos trabajado con estos volúmenes”, reconoció Senent en este encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum.

El ‘Plan Responde’ nació con el inicio de la crisis del coronavirus y ha supuesto la mayor movilización de recursos, tanto económicos como humanos y logísticos, para intentar paliar las consecuencias de la pandemia en España. Ya ha llegado a más de 2,6 millones de personas, entre ellas personas muy vulnerables cuya economía ha quedado muy mermada con la crisis.

Desde el comienzo de esta crisis, Cruz Roja aseguró el mantenimiento de sus programas esenciales e intensificó su actividad con las personas más vulnerables, llegando a mantener abiertos sus 1.400 puntos de atención.

En la primera fase del coronavirus, con el confinamiento total de la población impuesta por el estado de alarma declarado a mediados de marzo, la atención se centró en las personas mayores y los más vulnerables.

Los voluntarios de la ONG, como explicó Senent, atendieron por teléfono a miles de mayores en soledad y les hicieron llegar las medicinas que necesitaban para que no tuvieran que salir a la calle. También hizo una campaña especial de seguimiento telefónico a 400.000 personas de sus programas identificadas como especialmente vulnerables.

Y es que, como dijo el presidente de Cruz Roja, “un Gobierno solo no puede hacerle frente a la pandemia” y necesita “a toda la sociedad en su conjunto, que tiene que trabajar en equipo”.

En la segunda fase de la pandemia, Senent informó de que Cruz Roja se centró en aquellas personas que habían quedado en situación vulnerable al haber perdido sus empleos.

POBREZA

En este sentido, señaló que uno de los problemas a los que se ha enfrentado la organización son las personas que no estaban acostumbradas a acudir a servicios sociales y, con la crisis provocada por la pandemia, han tenido que hacerlo, con el “estigma” que supone para ellos.

Sin embargo, señaló que en Cruz Roja la ayuda “tratamos de canalizarla de una forma discreta”, de manera que han implementado “tarjetas monedero con las que las personas van a comprar como otra cualquiera”, pues “no debemos estigmatizar a nadie y tenemos que cuidar por su dignidad”.

Y es que “cuando alguien está acostumbrado a solicitar ayuda a los servicios sociales, pues es algo que ha hecho siempre y no es algo que cree frustración. Pero personas que estaban en un entorno seguro y, de repente, tienen que hacerlo, supone una carga psicológica muy importante”, agregó.

Asimismo, Javier Senent insistió en el valor de los alrededor de 250.000 voluntarios de Cruz Roja Española para hacer frente al coronavirus. De hecho, se mostró sorprendido por el hecho de que, con la pandemia, se hayan sumado 35.000 voluntarios nuevos, en su mayoría jóvenes, para colaborar en la respuesta a la crisis.

“Es ejemplar la labor del compromiso y la solidaridad que han manifestado. Para nosotros era un reto ser capaces de que en tres meses se nos incorporasen unas 30.000 personas nuevas y que pudieran desarrollar su labor, pero fuimos capaces de integrarles”, indicó.

En un principio, el objetivo del ‘Plan Responde’ era llegar a 1.350.000 personas. A día de hoy, como dijo Senent, son alrededor de 2,6 millones los beneficiarios.

Sin embargo, la organización está adaptando su respuesta para hacer frente al rápido incremento de demandas que recibe, relacionadas muchas de ellas con la pérdida de empleo y la pobreza sobrevenida de personas que, en otras circunstancias, probablemente nunca habrían necesitado ayuda de los servicios sociales y de las ONG de acción social.