NEF Tendencias con don Rafael Escudero, Secretario General de Consumo y Juego

Consumo advierte de que regulará por decreto la publicidad de alimentos no saludables dirigida a menores

Mecenas        

12 de mayo. El secretario general de Consumo y Juego, Rafael Escudero, dejó claro en ‘NEF Tendencias’ que su departamento está dispuesto a regular por decreto la publicidad de alimentos y bebidas de baja o nula calidad nutricional, si no se produce un acuerdo sobre esta cuestión entre la industria, las asociaciones de consumidores, los anunciantes y los grupos de protección de la infancia.

Lo dijo en el encuentro informativo telemático organizado por Nueva Economía Fórum, en el que recordó que el pasado 30 de septiembre el Ministerio de Consumo dio a conocer los resultados del ‘Estudio Aladino’ 2019 que determina que la obesidad infantil es un grave problema socioeconómico, como lo atestigua el hecho de que cuatro de cada diez escolares tienen exceso de peso.
 
“Esta es una cifra que no podemos admitir como sociedad y como gobierno”, dijo, para, a continuación, afirmar que este guarismo está unido a dos factores: “un elemento de clase social” -la cifra es el doble en los niños de familias con pocos recursos que en los de familias acomodadas- y el estancamiento observado desde 2015 en el descenso de la obesidad infantil.
 
Esto le permitió subrayar la necesidad de poner en marcha desde el Gobierno una serie de acciones, enmarcadas en una estrategia integral, en el ámbito de la prevención, entre las que citó la reforma en profundidad del Código PAOS, un sistema de autocontrol por parte de las empresas para regular la publicidad de alimentos destinada inicialmente a menores de 12 años.
 
Rafael Escudero explicó que el Ministerio de Consumo apuesta por “replantear este sistema de publicidad adaptándolo al interés del público general”, lo cual pasa por considerar a los niños como “consumidores vulnerables”.
 
Por ello, manifestó que Consumo está trabajando con la industria alimentaria, las asociaciones de consumidores, los anunciantes y los grupos de protección de la infancia con el fin de fraguar un acuerdo para que “determinados alimentos y bebidas de baja o nula calidad nutricional” no sean objeto de publicidad infantil.
 
Todo ello desde la base de que la ley 17/2011, de Seguridad Alimentaria y Nutrición, por la que se crea este sistema de autocontrol, establece que las medidas de regulación de la publicidad sean acordadas voluntariamente por la industria alimentaria.
 
No obstante, Rafael Escudero advirtió de que, en caso de que no haya acuerdo, el Gobierno “cumplirá con su obligación” y aplicará el artículo 46 de la referida ley, que le faculta a estipular por decreto las normas que regulen la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores.