18 aniversario

Fórum Europa con la alcadesa de Barcelona

Colau ve insuficiente la vuelta al Estatut y exige el acercamiento de los políticos presos

Patrocinado por             

MADRID, 11 de junio. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, describió este lunes en el Fórum Europa la recuperación del Estatuto de Autonomía catalán antes de ser recortado por el Tribunal Constitucional como “un buen principio” pero que “no es suficiente”, y además reclamó al Gobierno “como mínimo” el traslado a cárceles catalanas de los políticos independentistas presos.

Colau manifestó estas opiniones en su intervención en la edición de hoy del evento informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, donde dijo confiar en que el nuevo Gobierno español de Pedro Sánchez abra una “nueva etapa de diálogo y negociación política” después de que su predecesor del PP se negara a hablar con la Generalitat. Aunque valoró positivamente los primeros gestos, apuntó que hace falta que ahora se “trasladen a políticas” concretas.

En particular, calificó de “importantísimo” que Sánchez exhiba un cambio en política penitenciaria, puesto que el que haya políticos presos es “una anomalía que genera una gran distorsión”. Y, aunque en su opinión “tendrían que estar fuera de prisión”, reclamó a Sánchez que “como mínimo”, y desde principios “humanitarios, se comprometa a trasladar a esas personas a prisiones catalanas para no maltratar a las familias”, que tienen que recorrer kilómetros para ir a verles. En este sentido, subrayó que el acercamiento de los presos “está en manos del Gobierno”, por lo que pidió a los socialistas “que no digan que no”.

En el coloquio posterior a su conferencia, la alcaldesa de Barcelona recalcó que no tiene “ninguna gana de tener un lazo amarillo” en la puerta del Ayuntamiento, como actualmente exhibe la fachada de la sede consistorial, y que “más que nadie” ella querría poder quitarlo. Justificó su colocación por haber vivido “una de las etapas más duras de la historia de la democracia, con muchísimo dolor de gente de pensamiento muy distinto”, y porque los líderes independentistas, de los que discrepa, “no han cometido actos de violencia”. De ahí el lazo amarillo “para pedir que salgan en libertad y que las cuestiones políticas se resuelvan políticamente y no judicialmente”.

Preguntada si le parece suficiente recuperar los artículos del Estatuto de 2006 anulados por el Constitucional, Colau dijo que “es un buen principio empezar a plantear estas cuestiones”, puesto que el recorte del texto por el TC está a su juicio “en el origen del problema” y de la “grandísima frustración” que se generó. “Pero no es suficiente”, matizó, argumentando que ante el actual “bloqueo absoluto” lo primero es “reconocer a los interlocutores”; es decir, que Sánchez se reúna con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se establezca una “relación bilateral” en la que “encontrar puntos en común para avanzar”.

A otra pregunta, Colau atribuyó la salida de empresas de Cataluña a “errores de ambas partes”, y, así, mencionó las cargas policiales contra el referéndum del 1-O y la declaración unilateral de independencia por el Gobierno catalán como “los dos momentos que más perjudicaron a la imagen de Barcelona y Cataluña”.

En declaraciones a la salida del acto, la alcaldesa corrigió al nuevo ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Josep Borrell, quien dijo este fin de semana en laSexta que Cataluña está al borde de un enfrentamiento civil. Colau lo negó, por más que sí admitió venir “de un período muy difícil de polarización de la sociedad” del que volvió a culpar a “ambas partes”, y se acogió a otras palabras de Borrell en la misma entrevista en que hizo referencia a su nuevo cargo diplomático. “Tiene que ser diplomático en sus consideraciones”, le pidió. “Tenemos que esforzarnos en hablar de forma propositiva y favoreciendo ante todo el diálogo. Tenemos que poner de nuestra parte para recoser una situación de normalidad”.

Evento relacionado: 

Galería