El presidente del Partido Popular en el Fórum Europa

Casado denuncia la “soberbia” de Sánchez y asegura que “jamás” ha querido su apoyo

Bajo el mecenazgo de       

MADRID, 16 de septiembre. El presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, denunció este lunes en el Fórum Europa que el jefe del Ejecutivo en funciones y líder socialista, Pedro Sánchez, “jamás” quiso el apoyo de su partido a pesar de hacer gala de “esa soberbia de pedir la abstención por nuestro bien” que al final ha tenido “un recorrido negativo” en su caso.

En este desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, Casado presentó al presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y alabó su capacidad de buscar “el punto común” con Ciudadanos para formar gobierno tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo.
 
Abundó en que la posible repetición electoral será “responsabilidad exclusiva” de Sánchez y reafirmó la negativa del PP a facilitar su investidura cuando quedan horas para saber si “esas mesas de negociación del PSOE y Unidas Podemos, convertidas en un ring de boxeo, han dado paso a un entendimiento o si, tal y como Sánchez quería desde el principio, estamos abocados a unas segundas elecciones”.
 
El líder de los populares recordó al secretario general del PSOE que él mismo espetaba al expresidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy que “la investidura es responsabilidad exclusiva de quien ha ganado las elecciones” y consideró que Sánchez ha mutado “del ‘no es no’ al ‘sí porque sí’” al pedir la abstención del PP.
 
Defendió la posición “responsable, generosa y siempre dispuesta al diálogo” del PP ante la situación de bloqueo que vive el país. “El PP ha ofrecido todas las facilidades para que este bloqueo se pudiera solucionar”, llegó a decir Casado sobre su disponibilidad para corresponder a las llamadas de Sánchez y su interés en negociar pactos de Estado.
 
Incidió en que ahora el PP “no tiene los votos suficientes para desbloquear la investidura por sí mismo” con su abstención, porque también haría falta la de Ciudadanos. Además, recalcó que otra diferencia con el año 2016 es que en este momento “hay más sumas aritméticas” a pesar de que algunas de ellas sean “perniciosas” por la presencia de los independentistas.
 
“Cuando se toca una puerta, no hay que aporrearla o verter un cubo de basura encima”, reprochó al presidente del Gobierno en funciones, por lo que dedujo que “Sánchez jamás ha querido el apoyo del PP”. Llegó a esta conclusión porque en ningún momento ha puesto encima de la mesa una gran coalición, como sí ofreció Rajoy en 2016 al PSOE.
 
Vio la prueba de que a Sánchez “jamás le ha interesado ningún tipo de acuerdo con el PP” que en su discurso de investidura dijese que quería derogar “todas” las leyes del anterior Gobierno o que “éramos un partido que no tiene legitimidad para gobernar” y contra el que impulsó la moción de censura que le hizo presidente.
 
A esto le sumó “la demoscopia que dice que nuestro electorado jamás entendería” que fuese el PP quien facilitase el Gobierno de Sánchez. No obstante, recordó los 11 pactos de Estado a los que estaría dispuesto a llegar con el Gobierno socialista para darle estabilidad una vez se forjase y que “no han recibido ni siquiera respuesta porque quería volver a ir a elecciones”.
 
Es más, desde la tribuna de este foro informativo aprovechó para proponer un pacto de Estado contra la despoblación y frente al invierno demográfico, dado que “en el último año no se ha hecho absolutamente nada y empieza a ser algo dramático para la sostenibilidad” de las pensiones y el propio Estado del Bienestar.
 
“Ese intento de Sánchez de pedir todo a cambio de nada, esa soberbia de pedir la abstención por nuestro bien creo que al final ha tenido un recorrido negativo para Sánchez”, recalcó Casado, refiriéndose a que “todo el mundo ha visto que [Sánchez] ha jugado con los españoles y ha querido seguir de presidente en funciones con un Presupuesto a su servicio para financiar su precampaña”.
 
En base a esta exposición de los hechos se declaró “satisfecho” de su actuación: “Más no hemos podido hacer”. “Él decidió dar el portazo, pero por nosotros no quedó y estuvimos a la altura de las circunstancias. Tenemos la cabeza muy alta de haber estado a la altura de las responsabilidades y haber buscado siempre el bien general de España por encima del bien de este partido”, remachó.

Evento relacionado: 

Galería