El vicepresidente de la Generalitat de Catalunya en el 'FÓRUM EUROPA. Tribuna Catalunya'

Carod-Rovira asegura que el trasvase del Segre sólo se realizará en caso "excepcional" y "por ley aprobada en el Parlamento"

Patrocinio de   

BARCELONA, 2 de abril. El vicepresidente de la Generalitat de Cataluña y todavía presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Josep Lluís Carod-Rovira, aseguró hoy que el trasvase del río Segre, como medida para afrontar los problemas de abastecimiento en el área metropolitana de Barcelona, sólo se podría aplicar "en caso absolutamente excepcional y tan solo se podría autorizar el uso de esta agua por ley aprobada en el Parlamento de Cataluña". Durante su participación en el 'FÓRUM EUROPA. Tribuna Catalunya', organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, Carod-Rovira indicó que la situación de sequía que vive Cataluña es, en estos momentos, "el problema de máxima preocupación para el Gobierno" autonómico y insistió en que "el Gobierno catalán no es partidario de los trasvases".

"Lo que no puede hacer la Generalitat es no imaginar qué hará si no se puede asegurar el uso de agua de boca para 5,5 millones de catalanes", indicó. "Es un gesto de responsabilidad que adoptemos y realicemos políticas de previsión de lo que podría pasar si continúa sin llover".

Por lo tanto, apuntó el dirigente del Ejecutivo catalán y de ERC, "ahora tenemos que tomar medidas valientes, deseando que no las tengamos que aplicar nunca".

El vicepresidente de la Generalitat manifestó que "las empresas han hecho los deberes" por lo que se refiere a la racionalización del uso del agua, y si no se hubieran tomado medidas el pasado verano, "actualmente estaríamos ya en una situación de verdadera emergencia nacional". "En las zonas donde hay más escasez de agua es donde se ha conseguido racionalizar más".

PROPUESTAS DEL GOBIERNO CENTRAL

"Es cierto que determinadas decisiones no dependen de nosotros, sino del Estado. Nos consta lo que manifestó la vicepresidenta primera en funciones del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, y por esto estamos a la espera de que el Gobierno español nos diga qué solución propone", indicó.

Carod-Rovira insistió que "somos todo oídos". "Queremos saber cómo el Gobierno español piensa garantizar el consumo de agua de boca a 5,5 millones de ciudadanos que pagan sus impuestos y, por lo tanto, también son responsabilidad suya, si las medidas que insinúa el Gobierno de Cataluña no le parecen adecuadas".

"Para nosotros, está claro que garantizar el agua de boca es prioritario hasta que nos tranquilice la entrada en vigor de los distintos instrumentos desalinizadores", agregó.

El vicepresidente de la Generalitat dijo que el trasvase del Segre, como una medida para afrontar la sequía, no es comparable con el Plan Hidrológico Nacional. En este sentido, señaló que hay temas en los países serios que no tendrían que ser objeto de batalla partidista, como son "la seguridad, la política exterior, la lengua y el agua".

Evento relacionado: