"Fórum Europa. Tribuna Catalunya" con don Francesc Roig Queralt, Presidente de Cáritas Catalunya

Càritas Catalunya pide al futuro Govern “que tenga claras las prioridades” porque la pobreza es como un “iceberg”

Mecenas  Assistència Sanitària        socio tecnológico  Microsoft   

6 de abril. El presidente de Càritas Catalunya, Francesc Roig Queralt, reclamó este martes en ‘Fórum Europa. Tribuna Catalunya’ al futuro gobierno de la Generalitat “que tenga claras las prioridades sociales” y que sea “sensible” a la realidad “de la mayoría de ciudadanos”.

Durante su participación en este encuentro organizado de forma telemática por Nueva Economía Fórum, Roig alertó de que “el iceberg en el que está instalada la sociedad lleva a una situación inestable” es porque de la bolsa de pobreza existente sólo se ve un fragmento.

“Es como un iceberg, la punta visible no es ni mucho menos ni una pequeña parte de la masa sumergida de pobreza, de falta de recursos y de incertidumbre laboral”, comparó.

Roig recomendó al Ejecutivo catalán que escuche a las entidades sociales del Tercer Sector que cuentan con experiencia y “saben cómo actuar” para combatir la pobreza y la desigualdad, aunque son conscientes de que no se podrán erradicar, ya que “se ha triplicado”.

En este contexto, el presidente de la organización católica cree útiles algunas herramientas como la implementación de una renta básica, la regulación del alquiler y el cambio del modelo productivo para que no se perjudique a la clase media.

NI RENTA GARANIZADA NI IMV

Según dijo, el 90% de las familias acompañadas por Càritas no reciben la Renta Garantizada de la Ciudadanía y el 64% tampoco han tenido acceso al Ingreso Mínimo Vital del Gobierno central. “Los grandes titulares no llegan a la realidad de los barrios”, lamentó.

Roig también propone generar puestos de trabajo “de calidad” y no con sueldos “miserables” y trabajar por los jóvenes, que “están muy preocupados por su futuro”. Otras recomendaciones del presidente de Càritas Catalunya pasan por ayudas oficiales “para reflotar a la pequeña y mediana empresa, no sólo las grandes multinacionales” y fomentar el comercio de proximidad, por su labor económica pero también de relación humana.