Fórum Europa. Tribuna Catalunya con el Sr. Francesc Roig, Presidente de Cáritas Cataluña

Cáritas Cataluña pide evitar el “vuelva usted mañana” de la burocracia y atender de forma "ágil" a los refugiados

Bajo el mecenazgo de    

BARCELONA, 22 de abril. El presidente de Cáritas Cataluña, Francesc Roig, llamó en el 'Fórum Europa. Tribuna Catalunya' a aprender de crisis previas y “no repetir situaciones ya denunciadas” para atender a los refugiados ucranianos y a las personas vulnerables que huyen de la guerra, como el “vuelva usted mañana” que popularizó el escritor Mariano José de Larra.

“La administración ha de ser ágil, flexible, dúctil para que el ciudadano se sienta cómodo”, aseguró en este encuentro organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum. Según Roig, estas personas no deberían enfrentarse a rellenar un formulario “como un jeroglífico” o a situaciones de “nerviosismo” para pedir ayudas, por ejemplo, a través de las pantallas, con la consiguiente brecha digital que se produce especialmente entre población de mayor edad.
 
El presidente de Cáritas Cataluña recordó que la provocada por la guerra de Rusia en Ucrania es “ya la crisis más grande de la historia de Europa”, con cuatro millones de refugiados desde el inicio de la invasión, pero no quiso olvidarse del millón de refugiados sirios que se encuentran en el Líbano o de los que “continúan confinados en campos” en otros países del Mediterráneo oriental.
 
A pesar de que el caso de Ucrania tiene “un contexto europeo” y “más nuestro”, Roig subrayó que “la pobreza no tiene identificación” y que cualquier refugiado busca sobrevivir. Asimismo, avanzó que “muchos refugiados ucranianos volverán a su país” cuando acabe la guerra, porque “la mayoría son mujeres y niños y sus maridos están allí”.
 
Aun así, “estadísticamente” la cifra de refugiados que han llegado a Cataluña es “muy alta” y la cifró en más de 20.000 personas desde el estallido de la guerra. Ese número de refugiados se añade, indicó, a la “pobreza instaurada y consolidada” que ya había en territorio catalán, derivada de la crisis financiera de 2008 y de las consecuencias socioeconómicas por la pandemia de la covid-19.
 
En este contexto, Cáritas Cataluña trabaja en un plan de emergencia para atender a los refugiados ucranianos a través de aportaciones económicas, “no con ropa y medicina”, de forma que los países limítrofes puedan “comprar lo necesario” para atenderles allí. “La solidaridad espontánea es loable pero no tiene que ser anárquica”, añadió, en referencia a las personas anónimas que han cogido “una furgoneta” y han traído refugiados a Cáritas. “Nos resulta difícil decir no. No forma parte de nuestro ser. Somos solidarios y comprensivos, pero también realistas”, zanjó.
 
Por ello, recalcó a que sean las autoridades quienes coordinen y agilicen los trámites administrativos. “Es una cuestión de priorizar” para atender a las personas más necesitadas.
 

 

Evento relacionado: