Durante el coloquio del Fórum Europa

Bauzá admite que las consecuencias del ‘caso Nóos’ son una “incomodidad” para Baleares

Patrocinado por BT, Asisa y Red Eléctrica de España

MADRID, 22 de julio. El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, reconoció hoy en el Fórum Europa que resulta una “incomodidad” para las islas las consecuencias que para su imagen tienen casos de corrupción como el ‘caso Nòos’ o el ‘caso Palma Arena’.

Durante su intervención en el citado acto informativo, convocado en Madrid por Nueva Economía Fórum, Bauzá negó que en particular el procedimiento abierto contra Iñaki Urdangarin esté afectando a la imagen de las Baleares, si bien agregó que, “obviamente, es una incomodidad que se vincule en los medios a alguna persona” con las islas.

Aprovechó la ocasión para pedir “agilidad” a los jueces con el fin de poner fin a la situación en que “muchas personas están pendientes de resoluciones judicial y siguen, mientras tanto, con imputaciones” que les impiden desarrollar una vida normal.

Preguntado por si a raíz del ‘caso Nóos’ está en peligro la presencia habitual de la Familia Real en Mallorca durante el verano, el presidente balear se apresuró a decir que esta presencia “para nosotros es un orgullo, un privilegio y un honor”, y, por ello, “queremos que vengan siempre”.

Por esta razón, confirmó que su gobierno seguirá esforzándose para que para que los miembros de la Familia Real “estén cómodos, y para que vean que no es el gobierno, sino los ciudadanos, los que quieren que estén”.

Porque, subrayó Bauzá, el Govern y la sociedad en general “hacemos una distinción entre la Familia Real y lo que le está pasando a algunos de sus miembros. Hay cordialidad entre los ciudadanos y la Familia Real”, concluyó.

Evento relacionado: 

Galería