El alcalde de Madrid en NEF Online

Almeida: “cada jornada que pasa sin que los ayuntamientos utilicen su remanente “es un día perdido”

Mecenas Asisa, Cabify y socio Tecnológico Microsoft

23 de julio de 2020. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, reclamó en ‘NEF Online’ que el Ministerio de Hacienda permita a los ayuntamientos hacer uso del remanente de tesorería acumulado con los superávits de los últimos años para así poder hacer frente a la crisis del Covid-19, y advirtió de que cada jornada que pasa sin poder utilizar esos recursos “es un día perdido”.

Martínez-Almeida hizo esta reivindicación durante su intervención en el encuentro informativo organizado telemáticamente por Nueva Economía Fórum con el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, Ángel Asensio.

El alcalde de Madrid resaltó que los ayuntamientos son la administración más cercana a los ciudadanos y la que mejor conoce las situaciones de vulnerabilidad, e insistió en que para dar respuesta a las mismas es necesario que puedan utilizar el remanente.

“No parece lógico que el Gobierno nos niegue lo que pide en Europa”, señaló Martínez-Almeida en relación a los fondos que España recibirá de la UE tras el acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo, para a continuación añadir que “cada día que pasa, se agrava la crisis económica y es un día perdido para los madrileños”.

El Ministerio de Hacienda y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) mantienen negociaciones desde el inicio de la crisis provocada por el Covid-19 con el objetivo de estudiar la forma en que los ayuntamientos puedan hacer uso del remanente acumulado en los años anteriores.

En este sentido, desde Hacienda han recordado durante estos meses que tanto la Ley de Estabilidad Presupuestaria como la Constitución impiden que las corporaciones locales incurran en déficit, algo que sucedería si hicieran uso del remanente acumulado en años anteriores, por lo que el ministerio ha realizado una propuesta a la FEMP por la que los ayuntamientos realizarían un préstamo a la administración central para que, a continuación, Hacienda les trasladara un ingreso no financiero en 2020 y 2021 que como mínimo representaría el 35% de los fondos aportados y que llegaría hasta 5.000 millones.

En concreto, Hacienda transferiría a los ayuntamientos 2.000 millones en 2020 y 3.000 millones en 2021, mientras que el importe restante del préstamo se devolvería en un plazo de 10 años.