NEF Tendencias con don Alberto Gutiérrez, Presidente de AIRBUS España

Airbus confía en no cerrar la planta de Puerto Real aunque advierte de que “su situación es crítica”

Mecenas          

23 de febrero de 2021. El presidente de Airbus en España, Alberto Gutiérrez, mostró en 'NEF Tendencias' su confianza en poder salvar la planta de la compañía en Puerto Real (Cádiz), que cuenta con cerca de medio millar de trabajadores, aunque advirtió de que “su situación es crítica".

Así se expresó Gutiérrez en este evento organizado por Nueva Economía Fórum, en el que aseguró que la compañía está “buscando soluciones” en el marco de la negociación con los agentes sociales.

Además, expresó su preocupación por el hecho de que la planta se sitúa en “una zona reprimida”, por lo que se comprometió a hacer lo posible para “maximizar la carga de trabajo y el empleo”.

En cuanto a los problemas de la planta, explicó que se deben a la paralización de la construcción del avión gigante A380, que es el que supone la mayor carga de trabajo de la planta y que Airbus ha dejado de producir, por lo que la actividad es mínima.

Asimismo, recordó que Airbus decidió incrementar su presencia en Cádiz con la creación de esta fábrica, cuyo mayor potencial es la proximidad a la bahía lo que la hace atractiva para la fabricación de grandes aviones.

En todo caso, valoró que Airbus “es una multinacional con presencia española y vocación europea” lo que permite “compensar actividades de un sitio y otro” y afrontar situaciones extremas como la provocada en la pandemia en la que ha reducido un 40% la producción de aviones comerciales.

En este contexto, indicó que en España la compañía todavía tiene pendiente amortizar 600 puestos de trabajo de los cerca de 1.700 que acordó reducir el pasado mes de marzo, con motivo del inicio de la pandemia.

Sobre este plan, destacó que hasta el momento se ha logrado aplicar básicamente con medidas “no agresivas” como salidas voluntarias o prejubilaciones y aseguró que su voluntad es seguir en esta línea a través de la negociación con los agentes sociales.

Sin embargo, advirtió de que “no está descartado” tener que aplicar un plan de despidos forzosos, aunque afirmó que “no es la ruta con la que trabajamos”.

En concreto, abogó por seguir impulsando medidas como las salidas voluntarias, las prejubilaciones o la movilidad entre los distintos centros de trabajo para “minimizar el impacto y atravesar este desierto de la mejor forma posible”.